Jaime Paz: “El adiós a las pesetas incrementará el valor de las que están en buen estado”

Jaime Paz Molina en un congreso numismático de Vigo.

El verano que viene se conmemorará el 25 aniversario de la inauguración oficial del Museo Numismático de Lobios. Un espacio creado con la donación de Jaime Paz Bernardo, escritor e investigador numismático natural de Quintela, del que se acaba de conmemorar el 15 aniversario de su fallecimiento. Su hijo y heredero, Jaime Paz, continúa con su labor y critica la gestión de las instalaciones dependientes del Concello de Lobios.

¿Cuál es la situación del museo?

Lamentablemente no se puede visitar; ni yo puedo entrar para poder limpiarlo desde hace tres años. Cambiaron la cerradura y no me dan un copia. Es una pena que haya venido gente a verlo y no se abra. Desde aquí estoy denunciando el incumplimiento por parte del Ayuntamiento de las condiciones para que el Museo permanezca en Lobios y no sea trasladado. Ya he recibido ofertas. about:blank

¿Se va a llevar el museo?

Por respeto a la memoria de mi padre estoy intentando no ejecutar la cláusula, pero es un vergüenza que ni los niños del colegio de Lobios sepan que tienen un museo. Me he ofrecido muchas veces para hacer visitas guiadas y ni eso. Si no se abre es porque a la señora alcaldesa no le da la gana. Muchos donantes me dicen que emprenderán acciones legales y estas personas (por la alcaldesa, el teniente de alcalde y el concejal de Cultural) son colaboradoras de su destrucción. Agradezco el apoyo de la oposición para que no lo traslade. Tomaré una decisión después de la reunión en enero en Santiago.

¿Cómo es la colección?

El Museo contiene una gran variedad de monedas desde el siglo IV a.C. hasta la actualidad, con una amplia representación de monedas acuñadas en Galicia de las que podemos destacar un as de bronce acuñado en Lugo por Octavio Augusto en el año 25 a.C., un dinero de Vellón acuñado en Santiago por Alfonso IX, un novén acuñado en la Coruña por Alfonso X y cuatro maravedís acuñados en A Coruña por los Reyes Católicos. Fue galardonado en 1996 por la Asociación Numismática Española.

¿No tendrá un sextercio romano de la serie de caetra galaica que recientemente se adjudicó por 17.500 euros en Lugo?

Pensaba que llegaría a los 24.000 euros pero, visto como está el mercado por el covid, es normal. Ojalá que la persona que se lo llevó fuese de España. Se tiene conocimiento de tres, aunque en Galicia hay dos más en una colección privada que yo he tenido en mis manos.

Las que dejarán de estar pronto en nuestras manos son las pesetas, ¿qué hacemos con ellas?

El Banco de España ha ampliado hasta el 30 de junio el cambio. Como norma general, se cambiarán todos los billetes posteriores a 1939, denegando el cambio de aquellos que presenten una superficie igual o inferior al 50% del billete, y se cambiarán las monedas en circulación el 1 de enero de 2002.

¿Qué repercusión tendrá el cambio de estas monedas?

Esto supondrá la destrucción de miles de monedas. Esto hará una criba que puede hacer aumentar su precio. Aconsejo a toda persona que tenga una moneda en buen estado o un billete en plancha (sin doblar), los guarde o se dirija a un profesional antes de cambiarlos, porque puede llevarse una sorpresa. Nada de que se ha pagado 20.000 euros por una peseta de Franco, pero hay monedas que tienen valor numismático.

¿Cuáles no deberíamos cambiar?

El ranking lo lideran los diez céntimos del Caballito de aluminio de 1940 PLVS con V, las de 50 céntimos -solo en prueba – de 1966*70, de 1966*74 y de 1966*75, así como una peseta de cobre de 1946 *48( rarísima moneda). Las de Juan Carlos I, destacan las de cinco pesetas de níquel del año 1975*80 acuñada en Madrid (conocida como duro del error), la de una peseta de 1987 (E87), de 50 pesetas de 1984, de cinco pesetas de 1993 del Xacobeo variante del cuño del 5 y las de una peseta de 1975, 78 variante de la tilde de la ñ porque fue acuñada en Chile.

¿Cuánto podrían valer esas piezas?

Depende. La moneda que Franco mandó modificar en 1946, estilizando su cuello y cogote, se estima entre 2.500 y 4.000 euros.

¿Y los billetes? 

Algunos que aconsejo no cambiar, si están bien, los de una peseta de abril de 1938, las emitidas en 1936 en Burgos (dos, cinco, diez, 25, 100, 500 y 1.000). En estado de plancha, vale más que a cambio.


Noticia tomada de: La Región

Deja un comentario